Nuestros viejos están viviendo otra primavera.

De cabellos blancos, dientes apretados, miradas serenas y almas resignadas. Han vivido toda su vida en la calle, nadie los ha extrañado, nadie los ha extrañado. Pero la vida les ha cambiado...

Nuestros viejos están viviendo otra primavera. Leer más "